Bonsai

UNA PEQUEÑA HISTORIA

El mundo del Bonsai es muy complejo. Un mundo de arte, visión y sobre todo muchísima paciencia.

Cada persona que se cruzó con los caminos de Bonsai es diferente y su historia única. Algunos mirando las caricaturas, series o animes japoneses. Con los fondos majestuosos de arces y cerezos que brindaban esa colorida película de colores en el fondo. Escenas en las películas del -Señor Miyagi en Karate Kid-. O quizá alguna perdida foto encontrada en un estante o bazar, una roída revista, y fue suficiente para cambiar una vida. Atrapados con la armonía en conjunto de una naturaleza en miniatura, viendo un árbol tan pequeño y robusto en un recipiente aún más pequeño. Mi lógica no permitía comprender como un árbol de esas dimensiones podía vivir en un ambiente de treinta centímetros, ya que mis ojos estaban acostumbrados a mirar la naturaleza sólo en bosques y parques. Para la fortuna de Bonsai Biloba, la pasión y gusto por las plantas comienza desde la cocina. En la búsqueda de ingredientes y especies de muchos lugares del mundo. Comenzando en un pequeño espacio en la parte superior de casa me encontraba cultivando lechugas, acelgas y jitomates variados. Muchas especias como orégano, albahaca, estragón…, elementos esenciales en cocina que aportar ese aroma característico de cada plato. Como todo buen principiante me topé con los problemas del suelo o sustrato, el abono, las plagas y enfermedades. Las primeras caídas de alguna matita de tomate eran difíciles, pues les comienzas anotar como hijos. Aquella situación de perdida desata calor de coraje y frustración. También tenía deseos de desistir. Los problemas de espacio y desconocimiento de abonos y tierras adecuadas para las plantas era algo que me sumaba a querer tirar la toalla. Sin embargo las satisfacciones de cosechar eran aún más grandes. Cada pequeño jitomate o lechuga que recogía representaba un símbolo de gratitud. Aun cuando en el supermercado eran baratas, no hay sensación que cambié el cosechar y recoger tu propia comida.

Pero mi gusto por las plantas sería aún más grande. Comienza el gusto por los arboles con frutos. Con la búsqueda de cómo cultivar en macetas pequeñas, por el ausente espacio y tener rendimientos grandes. Recordaba las clases de biología en primaría sobre como cultivar un frijol en algodón. El gusto para Bonsai Biloba por la germinación tiene sin lugar a duda un clamor sin igual.

Así fue como tuve mis primeras impresiones en el mundo del Bonsai. En el buscador  de Google, escribir -Bonsai- arrojaba muchísimas imágenes. Especies que en vida me imaginaría, tantos colores, tantos árboles, variedad de hojas y coloridas macetas. Saltaban a la vista palabras japonesas y personas de oriente con sus árboles. El punto focal era la culminación de años de trabajo, Notaba una armonía como pocas cosas en el mundo brindan aquella sensación de paz. Hoy día veo mis ejemplares y me conectó con el pequeño arbolito que me ha acompañado a lo largo de estos años. Por lo cual nunca me imaginé y desconocía la cantidad de años que requería formar un bonsái establecido. Sin jactarme de nada pasaran todavía muchos años pasarán para contar con la mano y visión que sólo brinda la experiencia para decir que tengo un Bonsai. Y aunque para mi gusto las reglas también hacen al arte. Disfruto el trabajo que hoy día tengo. Sin lugar a duda aún seguimos con la expectativa de tener un árbol que al menos, brinde esa sensación personal de gusto, todo con trabajo.

Ginkgo Biloba de semilla 3 años.

Lo que llamó mi atención fue en un documental sobre la guerra, en el caos y la destrucción. La historia de un monasterio donde se hallaba un ejemplar de Ginkgo Biloba espectacular. Tras el lanzamiento de uno de los descubrimientos más lamentable, como fue una bomba. Este árbol con los miles de años que lleva sobre la tierra, contemporáneo de los dinosaurios. Una luz de esperanza brotó con la fuerza de sus ya adjuntos años de experiencia y sobrevivir sobre muchas épocas. El ginkgo Biloba. Surgió para dar una nueva voz a la población. Y donde hoy ya hace, aquella historia como la huella de que la vida se abre paso. He ahí el legado que se toma como principio de nuestro gusto por el Bonsai.

¡Realicen Bonsái para su alma!

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *